Lunes, 11 de julio de 2005
El agitado despertar de un domingo amarillo y verde

El plantel de Aldosivi fue recibido por una gran cantidad de gente. Los jugadores recibieron el afecto de los hinchas y de muchas familias que se acercaron a felicitarlos por el ascenso al Nacional B.



Por Pablo Colombet - La Capital



Fue una linda y colorida contradicci?n. Por un lado, la extensa caravana que se conform? para recibir a los h?roes del ascenso grit?ndole a los cuatro vientos "soy del Puerto...". Por el otro, un trayecto que recorri? casi toda la ciudad y recibi? el aplauso, el saludo y la felicitaci?n de cada uno de los que admirados y asombrados, asist?an a un domingo diferente, at?pico para Mar del Plata.

Fue casi un anticipo de lo que se puede venir. Del contagio que generaba en propios y extra?os, m?s all? de la hora y de la temperatura. El hincha siempre est? y esta vez no fue la excepci?n. Acompa?? en los distintos medios de transporte que uno se pueda imaginar y visti? las distintas calles y avenidas transitadas de verde y amarillo. Con banderas y camisetas por donde se mire. Con bocinas que anunciaban el arribo de quienes le dieron a la ciudad la mayor alegr?a futbol?stica de mucho tiempo a esta parte.

Pero lo m?s importante es que respondi? de manera notable todo el entorno. Hombres, mujeres y chicos. Algunos que paseaban en familia para disfrutar desde temprano del primer d?a de la semana. Otros que se trasladaban a sus lugares de trabajo. Muchos que desayunaban en distintos caf?s. Taxistas y colectiveros que le hac?an un gui?o a tanta pasi?n contenida. Un anciano que no pod?a creer lo que ve?a y rompi? en llanto en una esquina c?ntrica mientras aplaud?a. En definitiva, fue la ciudad de Mar del Plata, que brind? una respuesta "conmovedora".

Un adjetivo calificativo que muchas veces se utiliza en circunstancias que no lo ameritan. Pero que esta vez, define las sensaciones vividas con n?tida perfecci?n.

Cumpliendo con lo prometido, como el equipo en la cancha, la llegada del ?mnibus de color blanco que trasladaba a jugadores, cuerpo t?cnico y algunos dirigentes, se produjo en tiempo y forma. El anuncio del arribo era para las 8, y cuando muy pocos minutos hab?an pasado de la hora se?alada, se produjo el primer contacto masivo con el p?blico en la rotonda de avenida Constituci?n y Ruta 2.

El contraste fue pintoresco, porque cuando la avenida de los boliches comenzaba a dormirse tras una larga noche, recibi? otra vez mucho ruido y mucha gente. M?sica, parlantes que repet?an una y otra vez el tema "Tibur?n", de Vicentico, y la arenga permanente de N?stor Gambini, el encargado de prensa en el club, que encabezaba la caravana.

Fue el trayecto elegido para llegar hasta el Acceso Norte. A esa altura, se engrosaba cada vez mas el trayecto triunfal y los agentes de tr?nsito, que coordinaron con mucho tino todo el recorrido, lo encabezaron con sus motos, primero por Avenida Independencia y despu?s por avenida Luro, ocupando ambas manos hasta llegar al palacio comunal cerca de las 9.



Un copiloto ejecutivo



All? esperaba el intendente Daniel Katz, quien tras una breve escala de la caravana, subi? al ?mnibus y sentado en el primer asiento junto al t?cnico Andr?s Rebottaro, fue parte del segundo tramo del trayecto hacia el puerto de la ciudad.

Las calles San Luis y Rivadavia fueron las que se cargaron de pasi?n para depositar otra vez a la caravana en avenida Independencia rumbo a Juan B. Justo.

Otra vez fue necesario utilizar ambos carriles. Eran las 9.20, el tiempo pasaba, pero el sonar de las bocinas no cesaba y la pirotecnia parec?a no terminar nunca.

Finalmente, las calles Marcelo T. De Alvear y Magallanes, fueron los ?ltimos metros recorridos para llegar al destino, la manzana de los circos, cuando hab?a transcurrido m?s de una hora y media.

All? los esperaba m?s p?blico, que por distintos motivos no pudo formar parte del trayecto triunfal, pero que se adicion? a todos los que madrugaron y le brindaron un gran colorido a la ma?ana.

Lentamente, los jugadores fueron descendiendo del ?mnibus y subieron a un peque?o palco que se hab?a instalado en el centro del lugar. All? recibieron el saludo personal y caluroso del p?blico. Les dieron como retribuci?n a tanta satisfacci?n, una buena cantidad de banderas y por un momento, los futbolistas se vistieron de hinchas. Cantaron junto a ellos. Firmaron aut?grafos. Y escucharon una enorme bater?a de fuegos artificiales, que les daba definitivamente la bienvenida a la Primera "B" Nacional.



El respeto ante todo



Pero no todo fue festejo y euforia. El presidente del club, Carlos Melara, solicit? a los presentes un minuto de silencio por el fallecimiento del padre de R?mulo Severini y todos los presentes descansaron por primera vez en la ma?ana, para posteriormente brindar un afectuoso aplauso, mientras sus compa?eros gritaban su nombre.

Era dif?cil poder obtener un testimonio de los protagonistas, que en pocas horas lograron un ascenso y tuvieron una recepci?n impensada. Estaban asombrados. Algunos no ten?an palabras para definir lo que sent?an.

Diego Levato asist?a incr?dulo a un festejo que super? sus expectativas. "Esto es impresionante. Antes del partido nos pregunt?bamos como reaccionar?a la ciudad si gan?bamos y mir? lo que es esto. No nos imagin?bamos algo as?".

Pablo Corti fue el m?s requerido. Es el m?s querido, y tambi?n fue especial para ?l: "Vivo una sensaci?n muy linda porque uno siente mucho la camiseta y una alegr?a como ?sta no se da todos los d?as. Pas? seis meses muy duros y todav?a no me puedo recuperar de la muerte de mi padre. Pero esto tapa un poco lo que uno siente", asegur?.

Mucho m?s medido fue Andr?s Rebottaro. Siempre tranquilo y mesurado. "No pensaba en una recepci?n as?. No sab?a que nos ?bamos a encontrar con todo esto. Esperemos que sirva para tener el apoyo de toda la ciudad, mas all? de los hinchas de Aldosivi. Estoy tranquilo y conforme, pero hay que ponerse a trabajar porque sabemos que si lo que viene no es igual a esto, lo que hicimos no sirve de nada", concluy?.
Publicado por Claudio_Macuso @ 15:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios