Jueves, 28 de junio de 2007
ASOCIACION DEL FUTBOL ARGENTINO
BOLETIN N? 4028
H TRIBUNAL DE APELACIONES
RESOLUCION DEL DIA 28 DE JUNIO DE 2007
JUVENTUD UNIDA UNIVERSITARIO DE SAN LUIS (su denuncia)
EXPTE. 7852:
En la ciudad de Buenos Aires, a los 28 d?as del mes de junio de dos mil
siete, reunidos los Se?ores miembros del TRIBUNAL DE APELACIONES
DE LA ASOCIACI?N DEL F?TBOL ARGENTINO, para resolver la
causa n. 7.852, caratulada ?JUVENTUD UNIDA UNIVERSITARIO DE
SAN LUIS SU DENUNCIA? (art. 48, Estatuto AFA).
Los Dres. DANIEL MARIO RUDI y FERNANDO LUIS MAR?A
MACINI, dicen:

El CLUB SPORTIVO DESAMPARADOS DE SAN JUAN interpone el
recurso de apelaci?n con las peticiones escalonadas de 1) la declaraci?n de
nulidad de lo actuado con posterioridad al dictado de la resoluci?n de
29/5/2007, y en subsidio 2) la revocaci?n de la resoluci?n de 14/6/2007 y el
dictado de una nueva sentencia.
El ATL?TICO CLUB SAN MART?N DE MENDOZA interpone el
recurso de apelaci?n para la declaraci?n de nulidad de la resoluci?n de
14/6/2007 y para la confirmaci?n de la de 29/5/2007.
De manera que corresponde plantear las siguientes cuestiones:
1?. ?Es justa la apelada resoluci?n?
2?. ?Qu? pronunciamiento corresponde dictar?
A la primera cuesti?n.
Para cumplir con el juicio de admisi?n de sus recursos ambos
impugnantes aceptaron de manera expresa las normas correspondientes al
Tribunal de Apelaciones y los Estatutos y Reglamentos de la Asociaci?n del
F?tbol Argentino (art. 48, n. 3, let. d) y e), Estatuto AFA).
Sobre ese piso de marcha los apelantes saben que el Consejo Federal es
el organismo de la AFA que tiene a su cargo el gobierno de las Ligas del
interior de la Rep?blica, y que para el cumplimiento de este fin posee las
competencias de imponer sanciones disciplinarias a las Ligas y sus Clubes,
Federaciones regionales y provinciales, y a los dirigentes, ?rbitros y jugadores,
y de redactar los reglamentos particulares (arts. 35, p?rr. 1?, 38, let. g), m) y
cc, Estatuto AFA).
En general, esa funci?n del poder disciplinario deportivo se explica
desde el v?rtice cient?fico porque hay que diferenciar la ?pena criminal
estatal? de las ?penas no criminales privadas? que sirven para proteger e
3
imponer los derechos privados, como por ejemplo, la ?pena deportiva? de una
asociaci?n civil por infracci?n a los deberes deportivos (cfr. HANSHEINRICH
JESCHEK, Tratado de Derecho Penal. Parte general, Granada,
1993, p. 12).
En la especie, el ejercicio de ese poder es delegado por mandato legal a
ese intra?rgano del mismo Consejo Federal que es Tribunal de Disciplina
Deportiva del Interior, cuyos miembros designa directamente (doctr., arts. 51,
let. j), 57 [el Tribunal funcionar? en el seno del Consejo Federal], y ss,
Reglamento del Consejo Federal de F?tbol), con las siguientes precisiones.
En primer lugar, el tribunal a-quo est? autorizado para aplicar, entre
otras sanciones, la de ?deducci?n de puntos? del art. 67 let. b) del Reglamento
del Consejo Federal en funci?n del permiso del art. 69 let. f) del Estatuto de la
Asociaci?n del F?tbol Argentino. Sumamos que el tribunal a-quo est?
autorizado para resolver ?en lo no prescripto de acuerdo a su ciencia y
conciencia? (art. 60, Reglamento del Consejo Federal de F?tbol).
As? las cosas y frente a la subdificultad del art. 287 del Reglamento de
Transgresiones y Penas [quita de hasta seis puntos], la misi?n de este Tribunal
de Alzada es la de resolver las cuestiones con sujeci?n a la letra y el esp?ritu
de las normas (doct., art. 32, Reglamento de Transgresiones y Penas), lo cual
significa que en las palabras de la ley [o en la acepci?n com?n], hay que
indagar que dicen jur?dicamente [lenguaje legal] en conexi?n con las dem?s
normas que integran el ordenamiento deportivo general, esto es, la
competencia revisora en ?ltima instancia exige la determinaci?n de la ?versi?n
t?cnicamente elaborada de la norma aplicable al caso? que es el
establecimiento del sentido ?sistem?tico y razonable? de la ley (doctr. CSJN,
8/2/61, ?Manzanares?, Fallos, 249:37; ?d., 25/6/85, ?Fiat Concord?, Fallos,
307:993; 29/9/92, ?Flores?, Fallos, 315:2157), de acuerdo al metro del
legislador hipot?tico, o sea, seg?n las reglas que las autoridades deportivas
establecer?an si tuviesen que legislar al respecto (doctr., art. 153 n. 2, C?digo
Disciplinario de la FIFA; arts. 40, p?rr. 1?, Estatuto de la Asociaci?n del
F?tbol Argentino).
As? colocados en el plano de los derechos de las entidades deportivas, el
tribunal a-quo consider? en un cierto aspecto, que el asunto deb?a ser
encuadrado en la descripci?n que con un lenguaje ?abierto? hace el art. 287
[?cualquier hecho inmoral o reprobable o acto que signifique indisciplina no
previsto?] y ser retribuido con el descuento de puntos. Por eso, las citas
4
legales de los arts. 32 y 287 n. 1 del Reglamento de Transgresiones y Penas
(fallo, punto dispositivo n. 4) en funci?n de la predispuesta facultad del art. 60
del Reglamento del Consejo Federal, supra.
Pero tambi?n el tribunal a-quo consider? la pena ?adecuada? a los
?ndices de ?su naturaleza, gravedad y circunstancias? era una retribuci?n
superior a los seis puntos del art. 287 y por eso, estableci? un castigo de nueve
puntos. ?Lo pod?a hacer? S?, ?por qu?? Porque la ley general (art. 287 n. 1,
Reglamento de Transgresiones y Penas), es desplazada en raz?n del principio
de superioridad por la norma especial (art. 67 let. b), Reglamento del Consejo
Federal), sin una cantidad m?nima ni m?xima para el descuento. Por eso la cita
legal del punto dispositivo n. 4 del fallo se completa con ese precepto.
En ese determinado contexto sist?mico y ling??stico corresponde dar
pleno efecto a la intenci?n del legislador del f?tbol del interior considerando
arm?nicamente la literalidad de los t?rminos de la regla particular del art. 67
let. b), sin desvirtuar su esp?ritu porque la inconsecuencia del legislador no se
supone (doctr. CSJN, 26/6/84, ?Widman?, Fallos, 306:721; ?d. 23/4/85,
?Wilde de Parravicini?, Fallos, 307:518; ?d. 20/2/90, ?Olivera?, Fallos,
313:132; ?d. 4/12/90, ?Etcheverry?, Fallos, 313:1295; ?d., 10/11/92, ?Banco de
Galicia y Buenos Aires?, Fallos, 315:2668; ?d., 7/9/93, ?Di Lernia?, Fallos,
316:1927).
En consecuencia por la expresa habilitaci?n legal es ajustado a las
pautas retributivas del art. 67 let. b) del Reglamento del Consejo Federal, la
deducci?n de nueve puntos en la tabla de posiciones. Adem?s, infra. Luego, el
agravio acerca de la alegada nulidad por la aplicaci?n de una pena superior al
m?ximo reglamentario, es improcedente y esa parcela del recurso debe ser
rechazada (SP. DESAMPARADOS, IV, let. f); ATL. SAN MART?N, p. 5).
Un aparte para la subdificultad de la presunta violaci?n al principio de
la igualdad por el diferente tratamiento en un antecedente ?similar e
inmediato? en donde esta Alzada aplic? la sanci?n de seis puntos (causa n.
44.488 de 14/3/07).
Ante todo, la garant?a de la igualdad no impone la uniformidad
legislativa (doctr. CSJN, 27/12/65, ?Flores?, Fallos, 263:545) entre el
Reglamento del Consejo Federal y el Reglamento de Transgresiones y Penas.
Por otra parte, ac? se est? juzgando a entidades que ?jugaron a no ganarse?,
mientras que el motivo del castigo en la causa n. 44.488 fueron hechos
reprochables de una parcialidad o p?blico partidario.
5
En consecuencia el argumento del distinto tratamiento es improcedente
porque el antecedente no limita a este tribunal que puede disponer una resta
inferior, igual o superior a los seis puntos por la doble desigualdad en cuanto a
la legislaci?n y al supuesto f?ctico de este legajo. Luego el agravio es
improcedente y esa parcela del recurso debe ser rechazada (SP.
DESAMPARADOS, V let. e).
En segundo lugar, el tribunal a-quo est? autorizado a participar en las
facultades del Consejo como por ejemplo la de estimar los pedidos de
reconsideraci?n cuando se aporten datos nuevos o se justifique la revisi?n de
los fallos dictados (doctr. art. 57 en funci?n del art. 76, p?rr. 1?, Reglamento
del Consejo Federal de F?tbol), porque la teleolog?a del ?proceso justo? es el
descubrimiento de la verdad material siguiendo la regla de la libre convicci?n
(doctr., art. 77 in fine, Reglamento del Consejo Federal), infra.
En consecuencia por la expresa habilitaci?n legal, el agravio acerca de
la alegada nulidad por la imprevisi?n reglamentaria de la reconsideraci?n a
pedido de parte, es improcedente y esa parcela del recurso debe ser rechazada
(SP. DESAMPARADOS, IV, let. d); ATL. SAN MART?N, p. 5).
En tercer lugar, el Presidente del tribunal a-quo tiene un voto calificado
en caso de empate (art. 61, regla 2?, Reglamento del Consejo Federal de
F?tbol).
Ahora bien, para mejor proveer esta Alzada requiri? informe sobre la
firma y sello aclaratorio del vocal Dr. VALMADRE.
El tribunal a-quo aclar? que la resoluci?n criticada fue suscripta por el
antedicho vocal y que por un error material se coloc? el sello del
Vicepresidente Dr. CARBONE.
En consecuencia, por el empate de opiniones [VALMADRE y DE
GIACOMI de un lado, y GUERRA y TORTI de otra parte], el sufragio del
Presidente Escribano DE GIACOMI de acuerdo al expreso mandato legal se
computa ?doble? y forma la voluntad mayoritaria del cuerpo. Luego, el
agravio acerca de la alegada nulidad del fallo porque el sufragio del Presidente
tendr?a un car?cter simple frente a la inexistencia del empate, es improcedente
y esa parcela del recurso debe ser rechazada (SP. DESAMPARADOS, IV, let.
g).
En cuarto lugar, el tribunal a-quo est? autorizado a pronunciar los fallos
con los elementos de juicio que considere suficientes los cuales ser?n
sopesados siguiendo la regla de la libre convicci?n (art. 60, Reglamento del
6
Consejo Federal de F?tbol en funci?n del art. 33 del Reglamento de
Transgresiones y Penas), que significa que el juzgador puede disponer de los
medios de prueba y orientar las indagaciones seg?n sus necesidades para el
descubrimiento de la verdad material. En ese aspecto, el sistema de libre
convicci?n es ?libre? en la inteligencia de la libertad de aportar los
instrumentos de comprobaci?n para cumplir con el deber de probar los hechos
[requisito del ?proceso justo?] (doctr., art. 77 in fine, Reglamento del Consejo
Federal; art. 102 n. 1 y art. 103 n. 1, C?digo Disciplinario de la FIFA;
GIOVANNI LEONE, Tratado de Derecho Procesal Penal, Buenos Aires,
1963, tomo II, p. 155-157).
As? las cosas, los apelantes niegan la existencia del hecho nuevo pues el
video nunca debi? ser aceptado como prueba (SP. DESAMPARADOS, V, let.
d); ATL. SAN MART?N, p. 7).
Pero en la materia rige el principio de la libertad probatoria o de libres
convicciones seg?n lo explicado arriba. Adem?s en el subexamine no hay
regla de exclusi?n porque el video en cuesti?n posee notoriamente valor para
establecer los hechos como probados, y porque las averiguaciones l?citas de
particulares no est?n prohibidas (doctr. art. 102 n. 2, C?digo Disciplinario de
la FIFA).En consecuencia, por la expresa habilitaci?n legal el video es un
medio probatorio pertinente y ?til para la b?squeda de la verdad. Luego los
agravios sobre su exclusi?n procesal son improcedentes (SP.
DESAMPARADOS, V, let. d); ATL. SAN MART?N, p. 7).
Sigamos.
El tribunal a-quo hizo una adquisici?n cr?tica de ese material, porque lo
someti? al control de otros elementos de juicio externos como por ejemplo, la
testimonial de WALTER LE?N BUSTOS que fue uno de los protagonistas
del video, quien despu?s de la lectura de la versi?n escrita (fs. 137/138) dice:
1) desconocer la existencia de la ?c?mara oculta? sin negar el contenido
cargoso de la conversaci?n [?no tuvo ninguna entrevista? sino que fue una
conversaci?n que tuvo con alguien que crey? su amigo y desconoc?a, adem?s
que lo estaban grabando?], aunque pretendi? disculparse [le hicieron ?la
cama?].
De todas maneras, el atestador admite los siguientes hechos: 2) que
estaban cambi?ndose los jugadores y el personal auxiliar, entr? el Sr. SERGIO
V?ZQUEZ y manifest? que ?no se pod?a ganar?; 3) que esa ?expresi?n? se
acuerda claramente?; 4) que la presencia de V?ZQUEZ fue antes del
7
encuentro; 5) que ?la manifestaci?n del se?or V?ZQUEZ fue en tono
persuasivo?; 6) que ?recibi? como indicaci?n, en forma muy clara, que el
partido no se puede ganar?; 7) que ?hab?a un comentario en el ambiente que
iban a distribuir $ 30.000?; y 8) que ?pidi? el cambio en parte porque ten?a un
golpe y en parte [porque] notaba cosas que no estaban bien? (f. 168).
Por nuestro lado, apreciamos que la versi?n del partido que ?no se pod?a
ganar? seg?n el video y la testimonial antedichos, se encuentra confirmada por
ese concurso de indicios graves, precisos y concordantes que surge de las
cr?nicas de los periodistas presentes. Entresacamos los siguientes res?menes.
1) Diario ?LOS ANDES? de Mendoza.
?El pacto por no entrar al ?rea rival se ol?a en el ambiente y quedaba
expuesto en cada intervenci?n de los protagonistas?.
?Los 22 hombres se dedicaron a prestarse la pelota, a tocar para atr?s
sin ning?n tipo de riesgo ?no existieron disparos al arco-, mostrando la firme
intenci?n de empatar. O mejor dicho de no ganar?.
??C?mo explicar que S. (DESAMPARADOS) se encontr? con un bal?n
al borde del ?rea y se volvi? hacia la mitad de la cancha, cuando podr?a haber
rematado tranquilamente sobre B. (SAN MART?N)??
??Qu? decir de C.A. (SAN MART?N), quien por causalidad, qued? solo
con G. (DESAMPARADOS) y mand? la bocha hacia la zona media del
campo de juego??.
?Una verg?enza?.
?Los n?meros hablan por s? solos. No remataron al arco y fabricaron un
corner en noventa minutos?.
Entre los varios ?ndices estad?sticos de un partido ?que no se pod?a
ganar? destacamos los siguientes.
a) Tiros al arco:
SAN MART?N ?CERO?, DESAMPARADOS ?CERO?.
b) Tiros desviados:
SAN MART?N ?CERO?, DESAMPARADOS ?CUATRO?.
c) Corner a favor:
SAN MARTIN ?CERO?, DESAMPARADOS ?UNO?.
d) Offsides:
SAN MART?N ?CERO?, DESAMPARADOS ?UNO?.
La calificaci?n deportiva de todos los jugadores de SAN MARTIN y
DESAMPARADOS fue ?UNO?.
8
2) ?DIARIO DE CUYO.com?.
?El juego que no fue?.
?? antes, durante y despu?s de los olvidables 90 minutos que
protagonizaron DESAMPARADOS y SAN MART?N DE MENDOZA se
tejieron mil hip?tesis? y otras yerbas. Y finalmente el 0-0 definitivo no hizo
m?s que sembrar m?s dudas. Es que fue un concierto? de jugar a no perder,
de cuidarse en todo. Sali? un bochorno, con apenas dos tiros a los arcos en
todo el juego? Del partido de ayer, poco hay que marcar. Porque los dos se
cuidaron demasiado, casi al exceso. Fue un pacto t?cito de no agresi?n
sabiendo que el empate era negocio para los dos. Mucho toque lateral en la
salida y luego pelotazos frontales para no complicar a nadie. Muy poco?.
?SPORTIVO (DESAMPARADOS) fue protagonista de un partido que
no fue tal. Jug? sin jugar e hizo negocio?.
3) DIARIO ?UNO? de Mendoza.
?A los dos les conven?a el punto, y empataron. Podr?an haber estado
diez d?as jugando al f?tbol, que no iban (a) hacer un gol?.
?SAN MART?N y DESAMPARADOS teatralizaron un simulacro de
c?mo se empata un partido de f?tbol, de c?mo jugar sin llegar al ?rea rival, de
c?mo tirar un centro a las manos del arquero rival?.
?En el primer tiempo hubo una sola jugada de peligro, si se puede
llamar peligro, C.A. (SAN MART?N) envi? un centro a la derecha, a nadie?.
?En el segundo tiempo hubo dos situaciones frente a los arcos: un tiro
de L. (DESAMPARADOS)bien arriba del travesa?o que les regal? a los
hinchas de SAN MART?N. Y la otra de A. (SAN MART?N) frente a G.
(DESAMPARADOS)?.
?A los 18 del complemento fue el primer tiro de esquina, despu?s se
registr? una jugada curiosa, cuando M. de DESAMPARADOS subi? por el
lateral, parec?a que iba a buscar el corner y la tir? afuera a prop?sito?.
4) Diario ?EL ZONDA? de San Juan.
?Trato hecho?.
?El f?tbol no existi?. Llegadas sobre los arcos, ninguna. Salvo una
aproximaci?n de SAN MART?N, en la que C.A. lanz? un centro al ?rea chica,
pero no hubo problemas porque C.C., que merodeaba la zona, ni siquiera
pens? en correr detr?s de la pelota?.
?Despu?s G. (DESAMPARADOS) fue un espectador. El partido ni
siquiera se pareci? a un amistoso. Transcurri? en el medio juego y lejos de las
9
?reas. Ese fue el lugar que eligieron para que el f?tbol deambule de un lado
para el otro?.
?Nada. Absolutamente nada se puede escribir de lo que pas? Fueron
noventa minutos, los m?s largos que un periodista pueda presenciar y del cual
se pueda escribir?.
Sumamos en la inequ?voca direcci?n probatoria del partido que ?no se
pod?a ganar? el testimonio calificado del ?rbitro RAM?N TORNERO:
?tiene mucha experiencia en cuanto a la disputa y enfrentamiento de
este tipo de partidos pero considera que el encuentro que se le pregunta puede
calificarlo como at?pico? o sea que trataban de no llegar al arco, porque no
quer?an arriesgar, b?sicamente cuidaban el cero a cero? (f. 233; art. 102 n. 3,
C?digo Disciplinario de la FIFA).
En este contexto las dos entidades deportivas hacen una confesi?n
calificada porque reconocen el hecho material [probado] con una exculpaci?n
[SP. DESAMPARADOS, V, let. a): ?ambos equipos jugaron a ganar el punto
que les hacia falta para lograr sus objetivos y hasta si se quiere, que jugaron a
no perder?; ATL. SAN MARTIN, p. 4: ?en definitiva ese d?a se gan? un
punto?]. O en otras palabras, el Tribunal tiene el hecho imputado de ?jugar a
no ganar? por confesado y rechaza las disculpas porque no rige el principio de
la indivisibilidad de las declaraciones de los imputados en el sistema del libre
convencimiento (cfr. EUGENIO FLORIAN, De las pruebas penales, Santa Fe
de Bogot?, 1998, tomo II, p. 51-52).
Al fin las declaraciones de los testigos citados por el apelante (SP.
DESAMPARADOS, V, let. b), son descartados en bloque porque no son
esenciales y decisivos para la soluci?n del caso y porque la investigaci?n
prosigue en relaci?n a todas esas personas presentadas y citadas (fallo, punto
n. 5). En este plano sus declaraciones aparecen como sospechosas porque
est?n interesadas en mejorar la correspondiente situaci?n procesal ante los
hechos notorios y los probados en el expediente seg?n la regla de las libres
convicciones (doctr. art. 33, Reglamento de Transgresiones y Penas; art. 103
n. 2, C?digo Disciplinario de la FIFA).
Con el resultado de las pruebas que s? el Tribunal considera esenciales y
decisivas para la soluci?n del fallo seg?n la ?ntima convicci?n y sin ninguna
duda razonable, llega a la conclusi?n que el CLUB SPORTIVO
DESAMPARADOS DE SAN JUAN y el ATL?TICO CLUB SAN MART?N
DE MENDOZA ?jugaron a no ganarse? lo cual es contrario a los principios
10
del deporte, la equidad y el derecho. Por la naturaleza, gravedad y las
demostradas circunstancias es ajustado imponerles la pena de la p?rdida del
partido entre ellos y la quita de nueve puntos de la tabla de posiciones por
estricta aplicaci?n del art. 67 let. b) del Reglamento del Consejo Federal de
F?tbol y dem?s normas concordantes, supra.
En consecuencia, los agravios sobre la alegada infracci?n al art. 32 del
Reglamento de Transgresiones y Penas, a las reglas del debido proceso y al
beneficio de la duda son improcedentes. Luego, esas parcelas de los recursos
se deben rechazar (SP. DESAMPARADOS, V let. a), b) y c); ATL. SAN
MART?N, p. 6-7 y 8-9).
Recapitulando. Por todo lo expuesto corresponde RECHAZAR todos
los planteos de nulidad y DECLARAR la validez extr?nseca de la resoluci?n
de f. 235/238 del TRIBUNAL DE DISCIPLINA DEPORTIVA DEL
INTERIOR.
Acerca del contenido intr?nseco del asunto corresponde CONFIRMAR
la apelada resoluci?n de f. 235/238 del TRIBUNAL DE DISCIPLINA
DEPORTIVA DEL INTERIOR en cuanto ha sido objeto de recursos y
agravios con la p?rdida de los dep?sitos hechos por los derrotados. Luego, a la
cuesti?n planteada se responde AFIRMATIVAMENTE (doctr., art. 63,
Reglamento del Consejo Federal de F?tbol; art. 48, Estatuto de la Asociaci?n
del F?tbol Argentino).
A la segunda cuesti?n.
Por la respuesta a la cuesti?n anterior corresponde:
PRIMERO: RECHAZAR los planteos de nulidad y DECLARAR la
validez de la resoluci?n de f. 235/238 del TRIBUNAL DE DISCIPLINA
DEL INTERIOR.
SEGUNDO: CONFIRMAR la apelada resoluci?n de f. 235/238 del
TRIBUNAL DE DISCIPLINA DEL INTERIOR en cuanto ha sido materia
de recursos y agravios con p?rdida de los dep?sitos de los apelantes.
TERCERO: NOTIFICAR la presente resoluci?n mediante la
publicaci?n ?ntegra en el bolet?n de la ASOCIACI?N DEL F?TBOL
ARGENTINO (art. 63, Reglamento del Consejo Federal de F?tbol; art. 48,
11
Estatuto de la Asociaci?n del F?tbol Argentino y dem?s preceptos citados).
AS? VOTAMOS.
El Dr. H?CTOR LUIS LATORRAGA se abstiene de emitir voto por
no ser caso de empate (art. 45, Estatuto de la Asociaci?n del F?tbol
Argentino).
Por tanto, el TRIBUNAL DE APELACIONES DE LA
ASOCIACI?N DEL F?TBOL ARGENTINO, RESUELVE:
PRIMERO: RECHAZAR los planteos de nulidad y DECLARAR la
validez de la resoluci?n de f. 235/238 del TRIBUNAL DE DISCIPLINA
DEL INTERIOR.
SEGUNDO: CONFIRMAR la apelada resoluci?n de f. 235/238 del
TRIBUNAL DE DISCIPLINA DEL INTERIOR en cuanto ha sido materia
de recursos y agravios con p?rdida de los dep?sitos de los apelantes.
TERCERO: NOTIFICAR la presente resoluci?n mediante la
publicaci?n ?ntegra en el bolet?n de la ASOCIACI?N DEL F?TBOL
ARGENTINO (art. 63, Reglamento del Consejo Federal de F?tbol; art. 48,
Estatuto de la Asociaci?n del F?tbol Argentino y dem?s preceptos citados).
CUMPLIDO, DEVU?LVASE al TRIBUNAL DE DISCIPLINA
DEPORTIVA DEL INTERIOR.
Dr. DANIEL MARIO RUDI Dr. FERNANDO LUIS MAR?A
MANCINI
Dr. H?CTOR LUIS LATORRAGA

Publicado por daniel_benzi @ 22:30
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por albertopetri
Viernes, 29 de junio de 2007 | 10:35
BASURA !!!!!
TODO EL CONSEJO FEDERAL ESTA PODRIDO..
UNITE A LA CRUZADA PARA ECHARLOS A TODOS..